En Cartel

“Desesperados”

Abrís Instagram y la gente está DESESPERADA para exhibir una vida ostensiblemente productiva, feliz y sana.
En Facebook todos DESESPERADOS para gritar sus opiniones ejemplares, posiciones políticas, los hechos maravillosos de sus hijos precoces y superdotados y las incontables victorias profesionales.
En la calle la DESESPERACIÓN es por llegar al destino, para evitar la espera, para no dejar al otro pasar por delante.
En el trabajo DESESPERADOS por no ser despedidos ni ganar menos que el compañero.
En el gimnasio DESESPERADOS por mantenerse en forma.
En las charlas del bar DESESPERADOS por ser escuchados, entendidos y admirados.
En la televisión y el diario DESESPERADOS por las noticias y…

“Desesperado” nace de esa temática y crea una red de personajes al estilo que el cine llama “película panorámica”, como las de Robert Altman – Pret a Porter o Short Cuts – o de Paul Thomas Anderson – Boogie Nights, Magnolia – donde varios personajes se cruzan e innumerables tramas se desarrollan en paralelo.
Además de los encuentros al azar, lo que suele unir a los personajes es la temática (no hace falta decirlo): la desesperación.
“Desesperados” puede ser entendida de dos maneras: como una obra de varias partes o como una pieza larga, un texto único. Normalmente, en una obra de partes, cada eslabón es aislado, tiene principio, nudo y fin, y se completa en sí mismo. “Desesperados” tiene una mecánica que hace que, al final, todas las partes, aunque funcionen aisladamente, se unan y terminen contando una historia mayor.
“Desesperados” cuenta con un concepto visual muy específico, minimalista y preciso. Con numerosos personajes interpretados por sólo tres actores, en lugar de vestuario, el elenco utiliza tarjas en el pecho con el nombre del personaje. Un signo muy claro y directo.
Cuando el actor se coloca en el pecho el nombre “Eva”, para el público, pasa a ser Eva. El código, el juego, se va replicando con otros elementos. El personaje se hace un baño de luz en el pelo y el actor coloca un cartel con la leyenda “Baño de Luces”. En vez de armas, cartel de “Arma”. Etcétera.
Todo el mundo está desesperado. Desesperado para salir de la desesperación. La gente no enloquece solamente porque todavía puede reírse de todo.

@PaseoLaPlazaOK @DeGregorioStef @sierra_agus

Autor y  Concepción Visual: Fernando Ceylão
Adaptación: Jorge Schussheim

Música: Martín Bianchedi
Coreografía: Agustina Seku Faillace

Dirección: Lía Jelín

ELENCO

FELIPE COLOMBO – STÉFANO DE GREGORIO

AGUSTÍN SIERRA

HORARIOS

VIERNES 23.00 HORAS

LOCALIDADES DESDE  $400

CHACAREREAN TEATRE

Nicaragua 5565 – CABA

Deja tu comentario